Los destinos turísticos más aterradores para visitar en Halloween

por | Octubre 28, 2014

Los destinos turísticos más aterradores para visitar en Halloween: Una vez más, la Noche de Brujas llega a nosotros rebosante de zombis, fantasmas y otras criaturas de ultratumba, que convertirán estos días en un auténtico infierno. Pero esta fiesta milenaria, que hunde sus raíces en los pueblos Celtas, también es una buena oportunidad para escapar de la rutina y visitar la Cripta de los Capuchinos, el Cerro de las Cruces o el escalofriante callejón de Mary King’s Close, donde el mal siempre se manifiesta con especial crueldad.

destinos turísticos de halloween

Porque Halloween es mucho más que disfraces y golosinas, atrévete a descubrir los destinos turísticos más aterradores y experimenta el miedo in situ. Una experiencia que no podrás olvidar.

Cementerio de Stull, Kansas
En el extremo noroeste del estado de Kansas, el pueblo de Stull acoge el cementerio más embrujado de EE. UU., con miles de apariciones fantasmagóricas, extraños fenómenos y efectos inexplicables en sus visitantes (desorientación, pérdida de memoria, etc).

destinos turísticos más aterradores stull

A principios del siglo XX, la tragedia golpeó a esta pequeña comunidad cuando dos jóvenes murieron calcinados y ahorcados respectivamente. Desde entonces, los fenómenos paranormales no han dejado de repetirse. Tal es la creencia en estas supersticiones que en marzo de 1978, unas 150 personajes se reunieron en el cementerio de Stull para recibir al Demonio.

Cripta de los Capuchinos, Roma
En el corazón de la città eterna se encuentra uno de los osarios más extraordinarios de Europa. La Cripta de los Capuchinos descansa en el interior de la Iglesia de Santa María de la Concepción y alberga los restos de los hermanos Capuchino, una orden de monjes franciscanos fallecidos entre los siglos XVI y XIX.

destinos turísticos más aterradores cripta de los capuchinos

Más de 4.000 huesos humanos se reparten a lo largo de sus seis capillas, adoptando las más diversas formas: coronas de espinas, cruces y otros motivos decorativos, tan propios del cristianismo. Un lugar macabro donde los haya, de extraña belleza, que merece la pena visitar.

Mary King’s Close, Edimburgo
En el Casco Antiguo de Edimburgo encuentra su sitio el callejón más famoso de la capital escocesa. Mary King’s Close es el centro de gravedad de innumerables mitos y leyendas, a cual más escalofriante.

destinos turísticos más aterradores mary kings close

En la navidad de 1644, la peste invadió la ciudad y el Mary King’s Close se convirtió en uno de los principales focos de la infección, donde hombres, mujeres y niños agonizaban en las sombras. Para aislar estos núcleos y detener así la infección, las autoridades levantaron muros y, según cuenta la leyenda, miles de personas quedaron atrapadas.

Cerro de las Cruces, Šiauliai
El Cerro de las Cruces, a 13 kilómetros de la ciudad lituana de Šiauliai, es un pequeño espacio que acumula más de 100 mil cruces. A partir de 1830 comenzaron a aparecer cruces, como consecuencia de la invasión rusa que diezmaba estas tierra.

destinos turísticos más aterradores cerre de las cruces

Aunque parezca increíble, en esta colina también se celebran bodas. Su simbolismo religioso, sin embargo, propicia la abundancia de peregrinos. Indudablemente, uno de esos lugares que despiertan respeto y temor a partes iguales.

Bélmez de la Moraleda, Andalucía
La localidad cordobesa de Bélmez ha sido el centro de atención del universo paranormal en los últimos años. Desde su aparición en 1971, la popularidad de las Caras de Bélmez no ha hecho más que crecer, siendo uno de los grandes misterios por resolver en Europa.

destinos turísticos más aterradores belmez

Estas enigmáticas manchas, cuando menos sospechosas, también son objeto de toda clase de críticas, que tachan de fraudulento este ‘milagro’. En cualquier caso, merece la pena descubrir las Caras de Bélmez.

Callejones infernales, cementerios, criptas macabras… Con estos destinos, ya no tienes excusas descubrir mundo y pasarlo de miedo con los amigos. Desde luego, cinco rincones de infarto para una noche de infarto.